lunes, 27 de abril de 2015

VENEZUELA MUNDIALISTA: MÉXICO 1997


SELECCIÓN VENEZUELA CAMPEONA PANAMERICANA EN 1996
México tierra de mariachis y buen tequila fue testigo excepcional del VI Mundial de Fútbol de Salón y de la llamada Hazaña del Siglo de un país que comienza a ser “futsalero”, recordada por algunos venezolanos adeptos al deporte del fútbol de salón y que aún hoy reclama su justo lugar en la historia deportiva de nuestro país.

1997 es el año señalado por la providencia para que nuestros atletas colocaran la bandera que trajo Francisco de Miranda en la cima del mundo gobernado por un novedoso deporte fruto del ingenio de Juan Carlos Ceriani en Uruguay allá por los años 30 y que hasta esos momentos, era regido por la Federación Internacional de Fútbol de Salón (FIFUSA). Quiero comenzar rindiendo merecido tributo a los protagonistas de la gesta histórica, que no son otros sino los jugadores y cuerpo técnico que cual soldados de alguna guerra en la edad media, marcharon al frente, llevando en sus manos las armas con las que fueron dotados y sobre sus hombros la responsabilidad de lograr lo que nunca había sido logrado.

La selección venezolana campeona mundial en México estuvo integrada por: Gabriel Planchez, José Botana, José Peña, David Pinto, Oscar Soto, Asdrúbal Colmenares, Joseín Rodríguez, Orlando Amezquita, Didier Sanabria, Javier Delgado, Marlon Sánchez y George Badra. Mientras que el cuerpo técnico fue integrado por: Álvaro Guevara (Director Técnico), Alfredo Domínguez (Asistente), Gerardo Contreras (Preparador Físico), Nelson Villalobos (Médico) y Roberto Salinas (Delegado). Gracias a todos ellos Venezuela posee una estrella en el firmamento mundial.

En su primera presentación en México la selección criolla despacho a la de las barras y las estrellas con un marcador del Libro de Record Mundial Guinness, Venezuela 25 USA 0. Posteriormente se enfrentan a la República Checa ganándoles 4x2 para luego completar la primera ronda como primeros del grupo al vencer a la Argentina 7x3. En la segunda ronda se produce la única derrota en éste mundial ante los Bielorrusos 2x3, sin embargo al vencer a Portugal 7x0 avanzan a los cuartos de final donde se ven las caras nuevamente con los argentinos derrotándolos 3 goles por 1. Tocaban ahora las semifinales con Brasil, donde protagonizan un partido digno de una final. Didier Sanabria quien había salido del Deportivo Táchira y asistió a México por casualidad según sus propias palabras, es ubicado por Roberto Salinas quien lo lleva a la selección y lo convence para que viaje al mundial, recuerda al respecto de la semifinal en entrevista realizada en nuestro país por el periodista Carlos Luis Chacón años después del mundial. “Se puede decir que la final la habíamos jugado ante Brasil en la semifinal ganándola 3x1”. En el partido por el campeonato Venezuela juega contra Uruguay, estando el encuentro en uno de sus puntos de efervescencia el técnico de Venezuela Álvaro Guevara solicita un minuto de tiempo, de lo cual en la misma entrevista, Didier recuerda que observo al profe preocupado y al terminar las indicaciones del técnico le expreso lo siguiente: “Tranquilo viejo que esto es de nosotros”. El resto de la historia es conocida por todos, José Peña se lleva el trofeo de mejor portero del mundial, Josein “Papi” Rodríguez es declarado el mejor jugador del planeta y Venezuela se alza con el campeonato del mundo al vencer a los inventores del juego 4 goles por 0.

Sin embargo, detrás de éste gran logro se encontraba una gran maquinaria organizativa que se llamó LESFUTSAL o Liga Especial Superior de Fútbol de Salón que como he señalado en anteriores oportunidades nació en 1993 producto de la necesidad de tener una liga que agrupara a nuestros atletas, dirigentes y árbitros de elite. Es allí donde se desarrolla el embrión que paso a paso va señalando el camino del éxito mediante los logros de nuestra selección a nivel internacional y que abonó el camino hacia México. Importante es señalar, que dicha liga fue creada por empresarios adeptos a nuestro deporte y que creyeron firmemente en el fútbol de salón como deporte de masas y espectáculos, dirigidos por el señor Germán Blanco y asesorados por Roberto Salinas Presidente de Fevefusa, quienes conformaron un equipo de trabajo ideal. Y es allí donde debemos centrar nuestros esfuerzos ante la necesidad de reeditar nuevos triunfos continentales y mundiales. Es la unión de empresarios comprometidos con el deporte y la organización federativa (Asociaciones, clubes, árbitros, atletas, dirigentes) lo que hará llegar nuevamente los triunfos, no es solo el trabajo de cinco personas lo que nos devolverá las alegrías de ver a nuestros jugadores bien dotados con las armas necesarias para la lucha, es el trabajo mancomunado de todos quienes sufrimos, padecemos las derrotas y de quienes no lo hacen pero las recuerdan.

Es por ello que el llamado es a concretar la unión de la Venezuela salonista en pro de la construcción y en desmedro de la destrucción. Ya algunos lo han entendido, sin embargo falta dar ese gran paso hacia la formación de un equipo que ayude a quienes están desde hace algún tiempo a la vanguardia de la lucha por mejorar nuestra organización.